undefined

 


Aquí, en Venezuela, desde hace un buen tiempo, prácticamente todos los días me consigo con alguien que comenta, Aquí va a pasar algo!!!. Y cuando les pregunto ¿Qué crees que va a pasar?, casi todas las respuestas terminan en un, no sé!!! algo, algo que nos ayude a arreglar al país!!!. Y aunque es un deseo maravilloso, no deja de ser solo un deseo. Un deseo cuya realización solo es posible si algo o alguien, desde afuera de nosotros, más allá de nuestro control de pronto emerge para venir a resolvernos todas las situaciones o problemas que tenemos. Algo que me atrevo a llamar: Oda al Locus de control externo!!!

Cuando pienso en todas las cosas que nosotros hemos vivido en nuestra reciente historia republicana lo que más me llama la atención es que, a pesar de todo, aun no nos damos cuenta que Aquí va a pasar algo!!, solo cuando ese “Algo” suceda dentro de nosotros mismos. Cuando convirtamos nuestras preocupaciones en acciones. Cuando el cambio que queremos ver afuera ocurra primero en nosotros mismos. Cuando dejemos de ver el presente como una especie de tragedia griega y tomemos en nuestras manos la responsabilidad de cambiar todo lo que nos sucede, aquí y ahora.

Cada uno de los que habitamos este país tiene una cuota parte de responsabilidad en lo que ha pasado y en lo que no ha pasado, y al mismo tiempo cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de hacer que mejore o no, y lo que es mejor aún, todos, absolutamente todos tenemos el poder en nuestras manos para lograrlo o no. 

¿De qué depende?: sencillo, depende de ti, de mí y de cada uno de nosotros.

Te pregunto:

¿Cuál es tu sueño?, ¿Qué cosa te hace tan feliz que serías capaz de hacerlo de gratis?, ¿Qué estarías dispuesto a sacrificar para hacer realidad tu sueño?, ¿A qué has venido a éste mundo?, ¿Qué cosas tienes que dejar de hacer y qué cosas debes empezar a hacer para que comiences a vivir tu sueño?, ¿Estás esperando las condiciones perfectas para iniciar tu carrera hacía tu superación?. Y las preguntas no son sobre el país y la percepción que tenemos sobre su realidad, son sobre ti y lo que crees que eres capaz de lograr con tu vida a pesar de las circunstancias, que de lograrlo, seguro haría mucho mejor a nuestro país.

Te pido que hagas un ejercicio de imaginación y pienses en ese país maravilloso que tienes en tu mente, observa ¿Cómo es ese país?, ¿En qué es mejor que hoy?, y lo más importante ¿Qué hiciste tu para lograr ese país que sueñas?, ¿Cuál fue tu contribución en esa mejora resultante?.

Me he dado cuenta que al finalizar un juego de futbol (Vinotinto) o de beisbol (LVBP) y cuando los resultados no nos acompañan, todos los fanáticos terminan siendo los mejores D.T. y Managers del mundo, lo mismo sucede en las organizaciones y en las familias, todos los empleados e hijos resultan ser mejores gerentes y padres desde afuera, sin ostentar la responsabilidad. Pero son pocos los que realmente toman su fuerza interna para hacer lo correcto incluso cuando no se tiene el poder para tomar las decisiones sobre los demás. Usted siente que el futbol hay que mejorarlo, entonces pregúntate ¿Qué tengo que empezar a hacer yo para mejorar el futbol?, Usted siente que su país está mal, entonces pregúntate ¿Qué tengo que hacer yo para mejorar el país?. La constante queja y la crítica destructiva no ayudan en nada a resolver los problemas de la casa, del equipo, de la empresa o del país, la verdadera ayuda viene precisamente del hacer, no solo del decir que es lo que otros tienen que hacer.

Pon manos a la obra y empieza por mejorar lo que solo tú puedes mejorar, que no es más que tu metro cuadrado, la mejora de todo lo que nos rodea siempre comienza cuando empezamos a mejorarnos a nosotros mismos. No descanses en el intento de hacer brillar lo más importante de éste mundo para ti, Tú. Por eso te invito a que busques libros que te ayuden a descubrir otras perspectivas, otras maneras de hacer, diferentes formas de crear. La vida no tiene límites cuando tomamos el tren del desarrollo personal.

Estoy seguro que si cada uno de nosotros se hace cargo de lo que cada uno se tiene que hacer cargo, en menos de lo que te imaginas construiremos una nueva realidad en nuestra familia, equipo, organización y país.

Te atreves?

Un abrazo,


Luis Dávila
Coach Ontológico Profesional – COA/FICOP Nro.00306.
LED Formación y Coaching
Director – Fundador
www.ledformacionycoaching.com.ve
undefined