undefined

La multitud enardecida no puede ser controlada por nadie!!!!!, la rabia enceguece y la rabia colectiva es impredecible. De allí los linchamientos. Esto, ¿Es Justo o Injusto? Cada quién tendrá su juicio al respecto, lo que no cabe duda es que esta situación sobrepasó al Gobierno, a la Oposición y al País todo.

Hoy en Venezuela está a cargo el cerebro reptil de nuestra sociedad, el cerebro que actúa por instinto, el que quiere sobrevivir o morir en el intento. Si algo quedará para la historia, es que esta horda de criminales revolucionarios que hoy ostentan el poder político, económico y militar del país han logrado lo que nadie más, sacar el reptil que todos llevamos dentro, echar mano de la herencia de nuestros ancestros Australopithecus. Las células tienen memoria y que manera que tienen para recordarnos que somos seres emocionales que a veces pensamos y no al revés.

Cuando pase esta emotiva, sangrienta y tormentosa histeria reivindicatoria llamada Revolución Bolivariana nos quedará pasar juntos la resaca, haciendo el parte de las pérdidas humanas irreparables, de las pérdidas económicas innecesarias y sobre todo del incalculable tiempo valioso que perdimos por seguir los sueños de poder de un salvador trasnochado, pero sobretodo, por seguir nuestras más profundas ganas de vengarnos de lo que para 1998, eran los causantes de nuestras desgracias cotidianas, según la mayoría del pueblo. Siempre escondiéndonos detrás de la excusa de echarle la culpa a los demás de nuestras propias desgracias.

Ojalá podamos recoger algún espejo roto, camino a casa, para poder ver allí, en la quietud del hogar y en compañía de la apacible soledad, quién es el único responsable de ésta desgraciada y humillante tragedia. Tu y yo. Todos y cada uno de nosotros.

Muchos insistirán en negar su responsabilidad y a éstos les seguirá costando hacerse cargo de su propia existencia y permanecerán demandando un estado que los cuide y los mantenga eternamente porque quieren continuar viviendo como el bebé en las entrañas de la madre que está inevitablemente unido por el cordón umbilical que le provee todo lo que necesita para sobrevivir.

Otros no se darán por enterados, probablemente declarando que sufrían de demencia temporal, porque como la Amígdala tomo el control de sus acciones no recuerdan lo que hicieron y optarán por hacerse los tontos y desentendidos, típico de muchos paisanos que tú y yo conocemos, y que pueblan de Este a Oeste y de Norte a Sur nuestra geografía nacional.

Otro grupo, muy pequeño éste, solo algunos, en alguna lujosa mansión de esas que hoy son dueños dirán, c... pana como que se nos pasó la mano, y a lo sumo, mientras campanean un whisky, intentarán hacer un mea culpa. Porque yo sí creo que hay algunos personajes cívico-militares chavomaduristas que, en el fondo de su corazón, todavía les queda algún ápice de auto crítica (aunque sean solo algunos).

Otros pocos dirán, mejor tomemos el dinero que nos robamos y larguémonos de aquí, la cosa se puso fea.

Algunos intentarán sacar provecho de ésta situación y tendrán éxito, siempre y cuando, tu y yo, se lo permitamos.

Me gusta creer que la mayoría de los defensores de éste sistema despertarán del letargo, del sueño de burundanga en el que han estado sumergidos para darse cuenta que fueron estafados y engañados en su buena fe. Aunque yo siempre me he preguntado, ¿es un tema de buena fe o de miedo a hacerse cargo de lo que nos toca vivir a cada uno?, no lo sé, cada quién deberá responder ésta pregunta ante el espejo y ante el país. Porqué hoy cuando no conseguimos pan para llevar a la mesa el estomago del niño no va a dejar de crujir cuando le digo que la culpa la tiene la vaca!!!

Otros tantos decidirán agarrar el espejo colgarlo en la pared del cuarto, verse allí diariamente y preguntarse: ¿Qué puedo hacer yo para que a mi y a mi familia no le falte nada?, ¿Qué debo cambiar en mi vida para convertirme en un mejor ser humano desde hoy y hasta el día que muera?, ¿Cómo debo actuar para ser un ejemplo para mis hijos, mi familia y las personas con quienes estoy en contacto?, ¿Qué debo empezar a hacer para construir prosperidad para mi familia y para mí?.

Le pido a Dios que, en el grupo anterior, entremos al menos la mayoría de los Venezolanos, sin distingo de credo, posición política, ni condición social, no sólo por el bien del país, sino por el bien de nuestros hijos y nietos.

Las personas no maduramos con la edad, tampoco con la experiencia, ni mucho menos con los problemas que se nos presentan. Las personas maduramos el día en el que tomamos la decisión consciente de cortar el cordón umbilical que nos une a las excusas que nos inventamos para no hacernos cargo de nosotros y de nuestra propia existencia. Porque esa es, en resumen, la única responsabilidad que tenemos en la vida. Nacer pobre es circunstancial y no es nuestra responsabilidad, porque nosotros no pedimos a nuestros padres que nos trajeran al mundo pero Morir pobre, esa es otra historia, esa sí es una decisión de vida, una decisión muy personal y de eso querido compatriota no le podemos echar la culpa a nadie.

Nos llegó la hora de madurar, de crecer, de hacernos cargo de nuestra propia vida y la de los nuestros sin atropellar a otros. Ya se acabó el tiempo del pensamiento mágico colectivo de que va a venir un Estafador de nuevo cuño a regalarnos todo para que vivamos la vida que siempre hemos querido vivir.

Hacerse cargo de su vida es únicamente responsabilidad suya, no la siga dejando en las manos de alguien diferente. 

Estimado compatriota, ¿Tu qué piensas hacer?

Un fuerte abrazo,
Luis E. Dávila J.
Coach Ontológico Profesional