Blog

Mes de acción de gracias en Santiago

undefined

 

La azarosa limpieza anual desliza sobre la cama mi pasaporte azul. Caigo en cuenta que ya llevamos más de 1 año en Santiago. Ciudad fundada por Pedro de Valdivia y bautizada así, en honor al Apóstol Santiago, santo patrono de España. Éste fue el destino elegido por nosotros y por otros tantos, en esa porfiada búsqueda de una mejor vida. El sello plasmado en el documento de identidad me recuerda que llegamos el 29 de noviembre de 2016.

Luego de un poco más de 10 horas de viaje con escala en Bogotá, llegamos. Terminando el trámite legal en inmigración, procedimos a retirar las maletas. Primera parada, casa de cambio. Hacernos de la moneda local era fundamental para iniciar nuestro andar en tierras Chilenas. No sé porque repare en detallar los billetes, de 10 y 20 mil, en el primer billete había una figura de un señor de barba, que no había visto nunca antes, busqué su nombre y era Arturo Prat, eso tampoco me dijo mucho, pero en el otro billete identifique de inmediato la foto, pero por ser un país diferente, dudé. Busqué el nombre y si,  era quién creía, en la foto estaba Don Andrés Bello. Cómo balsero en pleno naufragio, decidí aferrarme a esa foto. Para mi, en ese momento, en ese contexto, eso solo significaba una sola cosa, esperanza.

Al llegar al mostrador del TransVip - Autos de transporte - pedí que nos llevarán a Santa Isabel 55, donde nos recibiría Patricia y su esposo. Una amiga venezolana, cuya madre y abuelos son chilenos, de esos que emigraron a Venezuela hace unos cuantos años atrás. Tenemos un profundo agradecimiento con ella y su marido, por su hospitalidad y por la ayuda que nos dieron, sin ellos, lo que hemos logrado no hubiese sido posible.

Ayude al conductor a organizar las maletas en el vehículo que nos llevaría al destino. Una vez ubicados, mi esposa y mi hijo, me senté en el asiento delantero. Con la ventanilla abierta sentía toda la brisa de la madrugada aliviando un poco el agotamiento del viaje. En un instante se humedecieron mis ojos y varias lagrimas cayeron en la autopista. Fue una sensación de pérdida y gozo al mismo tiempo. Como quien sabe, muy dentro de sí, que no hay marcha atrás. Es, al mismo tiempo un desgarre profundo y un nuevo encuentro. Aún siento que esa sensación es difícil de explicar. En pocos minutos, la exclamación papá mira!!!!! me hizo secarme las lagrimas y voltear a ver a mi hijo señalando una valla publicitaria de LEGO, su juguete favorito. Alcance a reírme y decirle, si mi amor, aquí te podemos comprar tus legos.

Al recostarme nuevamente en el asiento, no pude evitar recordar que tan solo dos semanas antes del viaje estábamos en la casa de mis suegros, en Venezuela, cuando mi hijo fue al cuarto a decirme que había un ruido en la parte de delantera de la casa. Él creía que se había metido un gato.

Me levanté y lo acompañé, al llegar a la cocina noté como se abría la puerta de la sala. Los que allí vivíamos, nunca usábamos esa puerta. Siempre se usaba la puerta que permitía el acceso desde el garaje a la cocina. Mi hijo tenía razón, había ruido, pero no lo causaron los tradicionales gatos invasores, eran causados por los tan temidos amigos de lo ajeno. Los saqueadores de casas que azotaban el sector de manera impune. Apenas pude atinar a colocar a Leo detrás de mi mientras los delincuentes, armados, se acercaron a nosotros y nos llevaron a un cuarto para neutralizarnos. En el mismo cuarto estaba una tía de muy avanzada edad. La suerte ya estaba echada, pensé, iban a saquear la casa.

Lo único que podíamos hacer era proteger la vida. Pero Dios es bueno, siempre bueno. Cómo milagro divino los delincuentes abandonaron la casa. En menos de cinco minutos, salieron corriendo como alma que lleva el diablo. No me explicaba que había pasado. Escuche repicar mi teléfono y al contestar era un vecino de la zona, el señor Pulgar, preguntando si todo estaba bien. Se metieron a robar la casa, exclame!!. Si!, yo vi un carro extraño frente a la casa, con la puerta abierta y me devolví. Cuando estaba llegando, ellos arrancaron. Me decía. Dios nos manda ángeles para ayudarnos. Y ese día, a Francisco Pulgar, lo envió Dios. Si no hubiese sido así, los ladrones habrían arrasado con todo. Sin Dios y Pulgar esto no hubiese sido posible.

Las primeras dos semanas en Santiago fueron cruciales, en ese período alquilamos nuestro primer departamento, de una habitación, sin muebles, solo cocina y baño. Y suficiente piso para un colchón inflable. De un solo ambiente, rezaba en el contrato de arrendamiento. Una vez instalados y con todas las indicaciones en la mano, iniciamos la búsqueda de la legalidad, del cambio de estatus. Y también, de la generación de ingresos en moneda local. Mi esposa se empleó para vender bebidas energéticas en los semáforos durante el día, mientras yo secaba platos en un restaurante durante la noche. Ninguno de esos empleos nos proporcionaba el ansiado contrato de trabajo para tramitar la visa, pero nos permitía generar ingresos para mantenernos. El objetivo era no gastar los pocos ahorros que trajimos, por el contrario era necesario producir. La primera en conseguir un empleo con contrato de trabajo, fue mi esposa y un mes después me toco a mi. En menos de noventa días, ambos teníamos permiso de trabajo y empleo. Gracias a Chile y a los Chilenos que nos tendieron la mano. Sin ellos, nada hubiera sido posible.

Nuestras primeras navidades acá, las pasamos en la casa de unos amigos, los hermanos Apablaza y sus esposas. También venezolanos, hijos de padres chilenos que emigraron en los años setenta. Sin duda alguna, ellos han sido un punto de apoyo extraordinario para nosotros, su calidez humana nos da fortaleza. Gracias Alexa, Juan, María y Pablo. Sin ustedes, su orientación y apoyo, esto no hubiese sido posible. Gracias por su amistad.

Ya pasaron poco más de trece meses desde que llegamos al país y durante el mes de diciembre, decidimos festejar nuestras segundas navidades en tierras australes. Cocinando para nuestros amigos. Una oportunidad para celebrarlos y agradecerles todo lo que nos han dado. Para agradecerles su ayuda o sencillamente su valiosa amistad.

Es imposible comparar el poco tiempo transcurrido con lo mucho que hemos ganado en la experiencia migratoria. Como todo en la vida, ha supuesto vivencias buenas y otras no tanto. Pero las agradecemos con el alma. Todas y cada una han dejado en nosotros huellas y aprendizajes maravillosos e imborrables. 

Un gran abrazo,

Luis E. Dávila J.

 

 

 

 

El Venezolano conquistador

undefined

John Lennon nos recuerda siempre que “La vida es lo que pasa mientras estas ocupado haciendo otros planes”.

La mayoría de los venezolanos que están actualmente viviendo en el exterior, esos que han tomado la decisión de marcharse enarbolando la bandera de cualquier motivo o razón, esos que en un arranque de furia y desesperación desenfrenada han tomado sus maletas, algo de efectivo y un aliento de esperanza, saltando al vacío de la incertidumbre plena, del no sé qué pasará mañana, de la migración como medida, in extremis, para resucitar sus sueños sumergidos en el coma de la espera y el letargo de nuestro país.

No tengo un estudio que lo confirme, pero estoy seguro que más del 99% de los venezolanos, en calidad de migrantes, legales o no, regados por todo el mundo, no tenían pensado hacerlo hace unos meses o quizá algunas semanas antes de su partida. Probablemente, porque a la mayoría le cuesta abandonar sus afectos, sus amigos, su comida, sus paisajes, su clima, en fin, su comodidad. Eso no es solo atribuible a los venezolanos, eso es humano, es transversal a toda nuestra especie.

Pero la verdad es que nacimos para migrar, la humanidad toda se hizo a fuerza de migración. Por ello hay personas de muchas nacionalidades regadas por el mundo, italianos, españoles, portugueses, chilenos, argentinos, chinos, judíos, libaneses, pakistaníes, africanos y cientos más. No hay continente en el mundo que no tenga migrantes.

Y es precisamente esa transversalidad lo que nos debe motivar a aceptar lo que ya hoy es un hecho. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), para el 2015 habían salido de Venezuela 606.281 personas, mientras que el Banco Mundial sitúa esta cifra en 655.400 a través de su iniciativa Knomad (1), datos extra oficiales indican que entre los años 2016 y 2017, esta cifra ha podido alcanzar los 2 millones de personas y sigue en aumento.

Muchos venezolanos que se quedaron en el país pueden vivir los embates de la inflación gracias a los dineros que le envían esos migrantes desde algún lugar del mundo. Por favor agradezcamos eso a todos estos emprendedores de futuro.

Los venezolanos estamos polinizando el mundo, estamos conquistando cientos de países con nuestro trabajo, enamorando con nuestra comida, cautivando con nuestras costumbres y música, alegrando al mundo con nuestra actitud ante la vida, alegre, positiva y hasta ingenua.

Es verdad, usted que está leyendo este post seguro tiene a algún familiar o conocido lejos del alcance de sus brazos, pero sepa que nunca estará lejos del alcance de su mente y de su corazón. Me atrevo a escribirle a usted en un acto de súplica, en el que le pido que le envíe a esa persona especial todo su afecto, toda su energía positiva, todos sus mejores deseos. Y libere su corazón de sufrimiento y de congoja, esto de la migración los hará crecer, los hará mejores, los hará aprender de la diversidad que hay en el mundo, los hará entender que el mundo no es rojo o azul, que el mundo es un maravilloso arcoíris multicolor donde hasta el blanco, el negro y el gris tienen su espacio, porque la vida es monótona cuando solo vemos nuestro propio ombligo.

Celebremos la audacia de todos y cada uno de los muchachos que han emprendido un camino duro, espinoso, pero no por ello lleno de insatisfacciones. 

Pensemos que, en poco tiempo, todos podremos ir desde Canadá hasta Australia y de Chile hasta China a comer Arepas, Cachapas, Empanadas, Tequeños, Mondongo y hasta Hallacas, también a bailar joropo, gaitas y salsa, tendremos siempre a alguien rodeado de fotos de los más maravillosos paisajes de nuestro país. Y todo porque uno de nuestros coterráneos decidió emprender esa aventura y lo logró, por Dios que sí lo van a lograr, porque somos un país de gente grande y maravillosa, de gente que no acepta un “Imposible”, como respuesta.

Por favor hágase un favor escríbale ahorita, a esa persona que tiene lejos, un mensaje en el que le envía todas las fuerzas de su corazón, aplíquele una intravenosa del amor que le tiene y verá que se lo agradecerá eternamente.

Un fuerte abrazo,

Luis E. Dávila J.

(1) http://cnnespanol.cnn.com/2017/07/13/las-cifras-del-adios-la-migracion-venezolana-se-dispara-en-todo-el-continente/

 

Cuatro cosas que no debes empacar al momento de migrar

undefined

Dejar tu país es una decisión difícil, que divide la vida del migrante en, antes y después. Hacerlo nunca será sencillo y por mucho que te esfuerces siempre van a haber cosas que no investigas, información a la que no tienes acceso y la lista de contactos nunca, nunca, se mantiene del mismo tamaño a la original. Por eso quiero comentarte aquello que, según mi juicio de migrante activo, no debemos empacar para cumplir con el objetivo planteado.


No empaques tu EGO. No importa donde vayas, tú EGO nunca será bien recibido. Quizá lo primero que debes entender es que, a menos que tú seas una eminencia reconocida a nivel mundial en tu área, industria o profesión, cuando emigras, pasas a ser, para los potenciales empleadores, en el mejor de los casos, uno más que compite por una posición. Durante mi estadía en Santiago he conversado con muchos inmigrantes y aquellos que no se logran adaptar o no se dan una verdadera oportunidad de iniciar de nuevo son los que no terminan de comprender que independientemente del país de donde provienes, el país receptor existió, existe y existirá sin necesidad de tenerle allí, así que quizá lo primero que deberás sacar de la maleta es Tú EGO. Y lo mejor que puedes hacer es proveerte de una buena dosis de humildad.

No empaques creencias limitantes. Eso puede bloquear tu visión cuando aparecen oportunidades con las que nunca has entrado en contacto. Quizá, ese bloqueo aparece por el miedo al qué dirán. Te pregunto: ¿la persona que va a decir algo de ti, te estará enviando éste mes una remesa de dinero para que pagues la renta o hagas mercado?, si la respuesta es NO, déjate de tonterías, abre la mente y actúa. Quizá esa es la oportunidad perfecta para retarte, educarte, flexibilizarte y adaptarte a una nueva realidad. Además, podrás darte la libertad de conocer nuevos oficios, rostros, actividades, maneras de hacer y de ganarse la vida. Todo en la vida nos puede dar aprendizaje siempre que no sientas que ya eres un producto terminado.

No empaques los problemas del lugar de origen. No te digo que te olvides de la familia. Lo importante es que tú comprendas que ya no estás allá. Aunque te cuenten todos los problemas que ellos tienen actualmente, la verdad es que no hay nada, absolutamente nada que tú puedas hacer para solventar esas situaciones. Solo puedes escuchar. Y si los problemas se deben solventar con dinero, primero tienes que hacerte cargo de solventar tu nueva realidad, buscar un medio de vida, encontrar vivienda, garantizarte que puedes hacer mercado y movilizarte, sin necesidad de que te gastes todos tus ahorros. Y probablemente, al mismo tiempo, puedas contribuir con remesas de dinero frecuentes. Con mucho amor limita las conversaciones telefónicas y electrónicas a obtener la energía y la motivación que requieres para ponerte en movimiento y rechaza todo aquello que solo sabotee la decisión que has tomado. Hazte cargo de lo que puedes hacerte cargo, ni más ni menos.


No empaques hábitos poco Éticos. No tengo idea cuál es tu motivación y menos aún cuál es tu historia. Lo que si te puedo decir es que todo lo que emprendas en el extranjero debe estar apegado a la legalidad del país donde llegas. La desesperación y la angustia puede llevarte a tomar decisiones equivocadas y puedes caer en la tentación de prestarte para corrupción, tratos ilegales, anti éticos y perniciosos, colocándote en una situación de alto riesgo y de mayor vulnerabilidad. Apégate a tus valores personales y aléjate de todo lo que esté revestido de ilegalidad. Solo la legalidad te garantiza el logro de los objetivos.


Y tú ¿Ya sacaste todo esto de tu equipaje?

Un fuerte abrazo,
Luis E. Dávila J.
Coach Ontológico Profesional
@LEDforCoaching

undefined

Reconocer - Ir adelante y volver hacia atrás.

undefined

 

Resulta curioso y a la vez un tanto irónico que la palabra Reconocer sea Palíndroma (del griego palin dromein, volver a ir hacia atrás). Palíndroma es una palabra o frase que se lee igual hacia delante que hacia atrás.

Pero más allá del simple hecho lingüístico es de considerar que en nuestras relaciones humanas existen al menos 3 formas de Reconocer. Todas son una invitación "Palin Dromein", que prácticamente nos exige a ir hacia delante y con la misma volver hacia atrás.

1.- Reconocerme en mi: Reconocer es un proceso de reflexión y además una actividad de análisis compleja, que podemos realizar con nosotros mismos. Podemos hablar del auto reconocimiento en el que pretendemos ver en nosotros mismos aquello que juzgamos bueno, con lo que probablemente nos vaya mejor porque alimenta nuestro EGO, me reconozco bueno en esto y eso me enorgullece, me gusta, me siento a gusto; y con un poco más de dificultad lo que no es tan bueno, nuestros errores y desatinos, con los cuales nos cuesta mucho más entrar en contacto porque probablemente nos trae sentimientos encontrados o sufrimientos que no deseamos aceptar. En ambos casos es una acción que ocurre en nosotros y es realizada por nuestra propia convicción. El aprendizaje derivado de dicha reflexión dependerá necesariamente del grado de compromiso que tengamos con nosotros mismos y con nuestro mejoramiento personal. 

No obstante la actividad de Reconocer también la realizamos en los demás, vemos las conductas y comportamientos de las personas con quienes tenemos contacto, familia, compañeros de trabajo, amigos, etc, fundamentalmente de ésta se desprenden otros dos procesos que aunque parecieran que su origen está en los otros verdaderamente se originan en nosotros mismos.

2.- Reconocer-te en positivo: Ocurre cuando podemos observar muy fácilmente las virtudes y talentos en los demás, son personas con las que nos gusta compartir y con quién nos sentimos muy bien. Por lo general ocurre un efecto espejo en la que una de las características que apreciamos en nosotros mismos la identificamos en los demás y por ello nos resulta más sencillo aceptarlos, porque nos gusta, porque eso es algo que forma parte de nuestras luces, de aquello que consideramos positivo y bueno. Es fácil aceptar y comprender aquello que nos gusta de forma natural, no hay mayor reto en esto. Además no es necesariamente negativo, en nuestro ámbito relacional nos conectamos primero con aquello que nos resulta familiar, hacemos contacto y danzamos de una manera más fluida con la música que nos mueve. El crecimiento que aporta el reconocer-te en positivo es que nos ayuda a incrementar nuestros bastiones o soportes personales. Te ha pasado que ante una situación en la que requieres un consejo o asesoría buscas a alguien con quién tienes especial confianza o con quién te identificas por su manera de conducirse?, con eso solo estamos reforzando nuestra decisión personal que ha sido tomada incluso antes de buscar a ese amigo que nos aconsejará. Resultará muy difícil que alguien que actúe y/o piense muy parecido a mi me pueda dar una perspectiva diferente a la que ya tengo. El reto se presenta cuando abro la posibilidad de voltear hacía una persona que piense o actúe en una forma diametralmente opuesta y con la que no necesariamente existan sentimientos de admiración a priori. Sucede mucho en las evaluaciones de 360° que se realizan en las empresas, los candidatos elijen pares y subordinados con quienes sienten que sostienen una buena relación, cerrando de inmediato la compuerta del crecimiento, el aprendizaje y el desarrollo personal. Qué pasaría si éstas evaluaciones se hicieran sin ningún trasfondo de compensación salarial e invitaran a los participantes a realizar una verdadera, profunda y valiente auto-reflexion personal solicitando feed back precisamente a todos aquellos con los que no me llevo bien?

 

3.- Reconcer-te en negativo: Cómo es posible que personas a quienes admiramos y con quienes nos sentimos muy bien tengan conductas o comportamientos que no nos gustan en nada. Al igual que en punto anterior tenemos un efecto espejo, la única diferencia es que no soy capaz de manejar dicho reflejo, porque nos aterroriza conocer lo que vamos a encontrar en el fondo de nuestra alma. Por definición nuestras sombras son expuestas cuando alguien nos enfrenta a la luz. No es fácil aceptar que reconocer-te en negativo es la confirmación de mi auto-reconocimiento en negativo. Todos tenemos luces y sombras, pero a lo largo de nuestra vida la invitación en general va dirigida a ocultar las sombras, a no hablar de ellas, a no exponernos a lo que representan. Quizá es uno de los mayores dislates sociales y comunicacionales de nuestro camino en la vida. Porque son precisamente la mayor fuente de aprendizaje que podemos encontrar para mejorar nuestro mundo relacional y nuestra existencia. 

Una demostración de lo anterior lo pueden corroborar realizando el siguiente ejercicio, elija 2 personas con quienes tenga una estrecha o cercana relación, una de ellas tiene que ser alguien a quien admires mucho y la otra debe ser alguien con quién no te la lleves necesariamente muy bien. Lo importante es que ambas deben ser personas que conozcas y con quién tengas una relación. Para ambas apunta 5 características que admires y 5 que detestes de ellas, luego selecciona cuales de los aspectos positivos observas en ti y cuales de los aspectos negativos no se parecen en nada a ti. Una vez que llegues al final del ejercicio intenta reflexionar de forma profunda y honesta, quizá encuentres que eso que definitivamente no vez en ti es algo que está muy presente.

No te parece maravilloso que el significado Palíndromo de ir y volver hacia atrás, sea precisamente lo que debemos hacer en nuestra vida personal, en nuestras relaciones y comunicaciones con los demás si deseamos mejorar nuestra danza relacional con los otros y nuestra existencia.

El reto del aprendizaje, crecimiento y desarrollo personal se obtiene cuando nos volvemos más capaces de reconocer, aceptar y trabajar las sombras de nuestra existencia desde la valiosa información que recibimos de los demás a través de lo que no nos gusta de ellos.

Te atreves?   

Un abrazo,

Luis Dávila
Coach Ontológico Profesional
LED Formación y Coaching
Director – Fundador
www.ledformacionycoaching.com.ve

undefined

 

Yo no fui - El perjudicial hábito de no hacernos responsables

undefined

 

¿Qué nos impulsa a no hacernos cargo de corregir nuestros errores?, ¿Qué nos hace esperar que otros se hagan cargo de nuestras faltas y desatinos?, ¿Qué esperamos ganar cuando decidimos no hacernos cargo de lo que hacemos o dejamos de hacer?


Es difícil comprender cómo una persona puede auto aniquilarse de esa forma.

A veces nos quejamos porque no nos gusta nuestra pareja, el jefe o la empresa para la que trabajamos y, sencillamente, optamos por sentarnos a esperar a que sea la otra persona la que actúe.

Es una conducta que se podría ilustrar de la siguiente forma, una persona es infeliz con su pareja, no la ama, se siente mejor con otra persona pero no le pide el divorcio o la separación a la actual; y cuándo la pareja actual le reclama y le pregunta porque no se va, le dice: si quieres vete tú!!! En lo laboral sería: una persona que detesta el trabajo que hace, ya casi no lo hace o lo hace mal, se está dedicando a otra cosa y cuando su jefe le increpa porque no está dando los resultados o no lo está haciendo bien, solo le atina a decir, bueno si quieres toma la decisión tú!!!

¿Esto podría ser una declaración rotunda de baja autoestima, de poco amor propio o de absoluta cobardía?, definitivamente es una respuesta que cada persona en ésta situación deba proveerse. Me gustaría más enfocarme en otras variables que, aunque están presentes, no las consideramos sino después que nuestra ausencia de decisión/acción, tiene consecuencias irreparables o irreversibles.

1.- El tiempo: Es increíble que demos al traste con días, semanas, meses e incluso años de nuestra vida, inmersos en relaciones, situaciones y lugares, que socavan nuestra existencia. ¿Cuánto tiempo estamos dispuestos a invertir alimentando un conflicto que solo nos trae desgaste personal?

2.- Las oportunidades: Mientras el conflicto está vigente no somos capaces de visualizar o identificar relaciones, situaciones y lugares nuevos, que pudieran permitirnos satisfacción personal, profesional, espiritual o sencillamente, con las que podamos sentirnos mucho más felices de lo que somos. ¿Cuántas veces dejamos ir un mejor empleo, una mejor relación o una mejor oportunidad por enfocarnos en alimentar el conflicto actual?

3.- La energía: Para todo necesitamos energía, por ello su uso eficiente y la posibilidad de renovarla con la rapidez requerida es vital. Permanecer en emociones como la rabia, la tristeza y la ansiedad, hace que nuestro cuerpo utilice mayor cantidad de energía y nos debilitemos, haciéndonos presa fácil para las enfermedades, mientras que serenarnos regula nuestros indicadores vitales y aumenta la producción de endorfinas, linfocitos T, glóbulos blancos y una serie de sustancias químicas favorables para el organismo, que fortalecen nuestros sistemas inmunológico, neurológico y endocrino. ¿Crees que el stress que generan los conflictos no te afecta?

4.- Las relaciones: Las principales víctimas de los conflictos, son las relaciones humanas, ¿Cuántas relaciones rotas quedan luego de los enfrentamientos donde solo nos enfocamos en tener la razón, en imponernos o en creernos dueños de la verdad, sin darle su espacio al otro?, ¿Cuánto daño podemos causar por ensimismarnos y no aceptar que el otro existe, piensa, dice, siente y quizá, solo quizá, tiene el derecho de no estar de acuerdo conmigo?.

5.- La satisfacción personal: ¿Por qué no renuncias?, le pregunté a un amigo que es completamente infeliz en su empleo actual, a lo que respondió: “Porque no le voy a dar el gusto a mi jefe”. Eso me hizo recordar que, A. Einstein dijo que la estupidez humana es infinita!!!. Él tomó la decisión de ser completamente infeliz, de sentirse insatisfecho en un empleo que detesta, solo para fregarle la vida al jefe. Cosa tan absurda!!!. Si nuestra misión en la vida es ser felices y estar satisfechos de lo que hemos decidido hacer, ¿No resulta una enorme auto flagelación sumirse en la infelicidad y la insatisfacción, solo para hacer a otro infeliz o proveerle insatisfacciones?, con estas acciones o inacciones, nos convertimos en los Kamikases de la satisfacción personal.

Me encantaría que estas líneas te permitan darle otra interpretación a ese conflicto personal o profesional por el que estás pasando en éste momento.

Un abrazo,

Luis Dávila
Coach Ontológico Profesional
LED Formación y Coaching
Director – Fundador
www.ledformacionycoaching.com.ve

 

¿Zona de confort o zona de dolor?

undefined

Sin duda, los límites que cada uno de nosotros nos auto-imponemos terminarán representando el área de confort donde sentiremos que estaremos en bajo riesgo. En dicha área están incluidas nuestras victorias y también los malestares diarios. Quizá la mayoría de nosotros buscamos que nuestras victorias sean superiores a los malestares, pero ¿Qué pasa cuando la mayor de nuestras victorias nos hace sumergirnos en profundos malestares?

Por ejemplo, el ejecutivo que luego de ascender al tope de su carrera profesional llega a casa y se encuentra que no tiene a nadie con quien compartirlo porque, luego de su divorcio, sus hijos viven con su ex esposa y vive solo; o la mujer bella, universitaria, profesional, competitiva y exitosa que vive sola porque ningún hombre está a su altura. Los límites van a determinar el umbral de dolor que vamos a ir tolerando día a día. Para mí la zona de confort no es más que la zona de dolor, es una zona para la que nos preparamos mental, corporal y emocionalmente, desde muy niños vamos dando pasos agigantados para establecerla, sin embargo llegado el momento nos damos cuenta que todos esos juicios personales acerca de todo lo que nos rodea son los barrotes que terminan por sellar esa área de confort-dolor.

No importa a lo que te dediques, lo que estudies, donde vivas o cuales sean tus planes personales para el futuro si no hacemos un ajuste en dichos limites vamos a encontrarnos que estaremos sufriendo cómodamente en nuestra vida personal, profesional, académica, familiar, espiritual o en cualquier ámbito que usted pueda elegir.

Todos somos diferentes y ante un mismo estímulo quizá hay quien se sienta ofendido y hay otros que no, así como nuestro observador es diferente nuestras zonas de confort-dolor también lo importante es que podemos ampliar nuestro pensamiento, salir de nuestra zona de confort-dolor y entrar a la zona de aprendizaje.

Te dejo algunas acciones que puedes emprender para lograrlo:


1.Ante un cambio no planificado pregúntate: ¿Por qué no?, ¿Por qué no yo?, ¿Por qué no ahora?. Quizá ese cambio es el impulso que necesitas para salir de tu zona de confort-dolor.


2.Intenta cosas nuevas en aquel ámbito de tu vida con el que te sientas aburrido o inconforme.


3.Aprende a tocar un instrumento musical, aprende algún oficio artístico, empieza a hacer ejercicio, meditación o yoga.


4.Deja el miedo a un lado: Bajo ese miedo quizá está un talento que desconoces o un potencial con el que puedes cambiar tu vida.


5.Escucha tu corazón, la pasión es cómo el amor, cuando es verdadera no se piensa, solo se siente porque proviene de tu fuego interno, es una fuerza que solo se puede sentir no explicar. Solo si te has enamorado o eres apasionado de lo que haces puedes entenderlo.


6.Intenta cambiar dolor por placer. Identifica todo lo que te causa dolor e intenta introducir pequeños cambios que eliminen o disminuyan el dolor.


7.No te paralices: tomar decisiones es la mejor forma de entrar en la zona de aprendizaje, ¿Recuerdas cuando aprendiste a caminar o a conducir?, el temor es bueno cuando te mantiene alerta pero se convierte en un obstáculo cuando te paraliza.


8.Danza con los cambios: cada ajuste que hagas en tu vida tendrá su propio período de duelo. Vivir el duelo es normal y mientras más pronto inicies más rápido lo podrás trascender.


9.No escuches a quienes cuestionan tus decisiones.


10.Es un ciclo: En la zona de aprendizaje nos llenamos de energía y crecemos pero ten en cuenta que esa zona, llegado el momento, se convertirá en tu nueva zona de confort-dolor.

¿Quieres entrar en la zona de aprendizaje? Inténtalo…

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

¿Cual es la vía para conectar con DIOS?

undefined

Qué difícil resulta hablar de DIOS.

Y más en un mundo donde la mayoría de las personas afirman tener la razón al respecto, y ni hablar de las religiones y de los religiosos.

Pero bueno, como diría mi abuela, cada loco con su tema. 

Hoy me he sentado a escribir sobre mi propia y particular experiencia con Dios. 

Durante muchos años tuve serias diferencias con él, porque le atribuía la responsabilidad de eventos terribles que tuve que vivir, también porque me parecía muy ingrato de su parte, que permitiera injusticias y atrocidades en el mundo entero.

¿Qué le pasa a este tipo (Dios)? me preguntaba con frecuencia.

A veces mi soberbia sobrepasaba todos los límites. 

Hoy ha pasado mucha agua bajo el puente de mi vida y he logrado reconciliarme con Dios, pero no fue porque tuve una aparición mágico-religiosa o porque obró en mí un milagro o porque leí un texto bíblico que de pronto sentí que me habló. No. Mi experiencia con él ha sido, quizá, mucho más terrenal, más vívida, más simple.

Luego de agotarme de mi forma de vivir y de mi constante insatisfacción e infelicidad personal, inicié un proceso de mejoramiento personal a través de una serie de herramientas y apoyado por profesionales en distintas disciplinas. Una de las cosas que descubrí, es que ninguna religión posee el monopolio de la sabiduría para convertirnos en mejores seres humanos!!!

Me pregunté ¿Por qué hay personas que viven su vida felices a pesar de sus problemas y no necesariamente son religiosos?

Eso me llevó a entender que, quizá, el primer paso para vincularnos de forma directa con Dios, es conectarnos con nosotros mismos, porque solo a través de la auto reflexión profunda y comprometida, logramos dar con todas aquellas cosas que nos aquejan y a las cuales les permitimos que nos pongan la vida de cabeza.

Al identificar todas estas cosas, tenemos la oportunidad de ponernos a trabajar de forma comprometida para ejecutar las acciones, tomar las decisiones o darle otras interpretaciones, que permitan una disposición diferente, modificaciones de conductas y por último, la tan buscada transformación personal.

Entonces, cuando nos "Hacemos cargo" de lo que nos pasa, incomoda, insatisface o aquello que hacemos nosotros, pero que le hace daño a otros, cambiamos nuestra vida y hacemos que la vida de otros cambie para mejor. Y, ¿Acaso esto no es ayudar al prójimo?, desde la sencilla acción de hacernos cargo de nuestras propias miserias y de no arruinarle la vida a los demás con nuestros comportamientos y accionar erráticos. ¿Qué otra cosa puede hacernos estar más cerca de Dios?.

Una vez que cambiamos nuestro modus vivendi, a través del darnos cuenta y del hacernos cargo, pues el paso que yo veo más lógico, es el de servir a otros desde nuestro propio aprendizaje, desde nuestras vivencias y experiencias, desde el ejemplo diario. A través del ejercicio del Liderazgo en tanto servicio a otros, Liderar es dar servicio a otros, si no es así, podría tener otro nombre pero no Liderazgo.

Si hay algo que me conmueve de la vida de Jesús, es precisamente la capacidad que tuvo para Servir a todos aquellos con quienes entró en contacto. Y si cada uno de nosotros se vuelve una persona que Sirve a otros, quizá estaríamos contribuyendo a tener una mejor familia, empresa, sociedad, país, mundo o universo.

Y para mi, servir a otros pasa por dos cosas:

  • La primera es, poner a disposición de los demás nuestros talentos, vivencias y experiencias de aprendizaje o crecimiento.
  • La segunda es, contribuir con alguien, aunque sea, única y exclusivamente con nosotros mismos. Imaginen que esa persona que conocemos, que vive o trabaja con nosotros, y que constantemente está quejándose de todo y por todo, milagrosamente, de un momento para otro, deja de hacerlo!!!!! ¿No estaría prestando un servicio a quienes lo rodean?. Pero seria aun mejor si utiliza sus dones en favor de otras personas también.

Recuerdo un video en el que un joven le pregunta al Dalai Lama, ¿Su santidad, cual es la mejor religión?, el sabio religioso respondió, aquella que te haga más bondadoso, aquella con la que te conviertas en un mejor ser humano. Esa es la mejor religión.

Esto me pareció maravilloso, y como pueden notar, desde mi personal manera de ver, conectar con Dios es sencillo y no requiere de intermediarios, solo basta con que te propongas, de forma decidida y comprometida, a ser un mejor ser humano todos los días, sin descanso, sin desfallecer. Las recompensas inmateriales son, definitivamente, mucho mejores que no hacerlo.

Y tú, ¿Te animas a convertirte en una mejor persona a partir de hoy?

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

Claves para encontrar la serenidad

undefined

Los cambios son procesos naturales que debemos afrontar desde que nacemos, aprender a caminar, hablar, reconocer nuestras manos y pies, el olor de nuestros padres, reconocer a nuestros familiares, enfrentarnos a nuestro destete o a la experiencia que representa el primer día en la guardería o en la escuela, cada evento o escenario representa un cambio cada vez mayor para nosotros lo cual reta nuestra capacidad de adaptación.

Pero gracias a que los padres cuentan con la experiencia de los abuelos y el apoyo de los pediatras cada vez se hace más natural para los padres e hijos afrontar dichos cambios. En esta primera etapa son nuestros padres quienes nos trasmiten la paciencia, valor y serenidad necesaria para afrontar los cambios que nos toca vivir.

La serenidad nos brinda bienestar y tranquilidad, lo cual hace que podamos concentrarnos en lo que hacemos sin perder de vista lo que sucede a nuestro alrededor. Nos permite enfocarnos a la vez que sostenemos una predisposición para la acción que nos brindará ver posibilidades donde otros pudieran ver amenazas. Cuando estamos serenos logramos pensar con lucidez antes de decidir, no nos afecta la ansiedad, el miedo, ni las preocupaciones que genera el futuro. Por el contrario la serenidad nos permite hacerle frente a cuadros de ansiedad que limitan nuestro accionar. También nos proporciona ese estado de Paz necesario que nos impide auto flagelarnos con experiencias infelices del pasado o atormentarnos con futuros catastróficos.

La serenidad nos permite disfrutar del aquí y el ahora lo cual abre la puerta al disfrute de la vida y de lo que ella trae consigo. En este estado comprendemos con todo nuestro ser que todo fluye y que somos parte de un todo que está conectado. Todo tiene su tiempo y su espacio por lo tanto los problemas no son eternos.

No significa que la serenidad nos hace quedarnos pasmados y no hacer nada, al contrario, nos hace actuar teniendo en cuenta que lo más importante es nuestro Bien-Estar y cuando ejecutamos las acciones requeridas, cada célula de nuestro cuerpo está llena de esta información. Por ello podemos identificar soluciones y oportunidades que serían imposibles de notar cuando estamos tomados por la ansiedad.

También nos permite tomar mejores decisiones, establecer prioridades, buscar alternativas y planear todo aquello que nos hará bien, en escenarios de incertidumbre, incluso en aquellos donde la juzgamos como absoluta.

Claves para encontrar la serenidad:

  • Practica algún deporte, escucha música, toca algún instrumento musical, realiza yoga, meditación o ejercicios de respiración diariamente.
  • Suelta y abandona los pensamientos negativos del pasado y los que genera el futuro, vive el presente.
  • Entra en contacto con la naturaleza en cualquiera de sus formas, toma caminatas, observa el atardecer o adopta una mascota.
  • Abandona tu ego. Abandona tus juicios de ti mismo y de otros.
  • Ponte al servicio de otros desde tu más absoluta liviandad.
  • No te quejes, actúa.
  • Sonríe.

Te garantizo que aplicando estas claves podrás ver la vida y lo que te ocurre de una forma diferente.

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

Confusión

undefined

Me gusta creer que confusión es la palabra que hemos inventado para referirnos a un orden que aún no hemos conocido o que no tenemos muy claro. Todas las personas, en algún instante de nuestra existencia experimentamos situaciones que nos cuesta entender, se nos hace difícil procesar y nos impide valorarlas en su justa medida. ¿Cuántas veces te ha sucedido algo que juzgas malo y luego terminas por darte cuenta que tenías que haberlo vivido?Hay un video de Steve Jobs en internet que se llama Conectando los puntos, donde cuenta, entre otras cosas, que fue despedido de Apple la empresa que fundó y de la cual era dueño. Dicha decisión lo afecto mucho pero luego de esa experiencia su proceso de reflexión fue profunda y comprendió que, aunque la medicina que le dieron fue muy dura, el enfermo la necesitaba.

En lo personal también me han tocado mis dosis de medicinas amargas pero afortunadamente he sido capaz de comprender lo sucedido. No es una tarea fácil darse cuenta de las faltas o de los errores propios, nuestro ego nos envuelve de tal manera que nos impide escuchar a las personas que nos quieren y que nos aprecian, controla nuestra capacidad de auto observarnos y de reflexionar sobre nuestro accionar.

Imagina si aderezamos eso que nos pasa a todos los mortales con una dosis de poder, como cuando ocupamos posiciones de liderazgo en distintas organizaciones. ¿Cuánto daño puede generar un Padre de familia, el Gerente de una empresa o el Presidente de un país, me da igual, por no reconocer los errores que ha cometido? Quizá tarde un poco pero por lo general la obstinación de mantenerse en el error termina siendo la peor de las decisiones que podemos elegir ya que esas personas que nos quieren y aprecian también tienen un límite. Es precisamente allí cuando la medicina llega y nos sumimos en ese estado de Confusión con el que no nos sentimos bien, que nos saca de golpe de nuestra zona de confort y nos devuelve a la más desnuda y pura vulnerabilidad.

Podemos decir entonces que el primer aprendizaje que nos proporciona la Confusión es que nos recuerda de una manera categórica y plena que somos vulnerables y que cualquier intento de permanecer en el error deriva en uno mayor, actuamos de forma errática y terminamos por hacer mucho más daño.

El segundo aprendizaje es que detrás de toda porfía está nuestro ego disparándola como alternativa de auto preservación y de seguridad, sin embargo quizá lo más humano es que debajo de ese gran iceberg haya un enorme miedo a reconocer nuestros errores.

El tercer aprendizaje es que este camino nos impide el desarrollo y la transformación personal. Además de alejar a todos aquellos que se cansan de darnos una y otra oportunidad de modificar mi accionar.

Es oportuno entonces que podamos reencausar nuestro propósito siguiendo siete sencillos pasos para salir de la confusión:

Abandona tu EGO: deja a un lado tus creencias absolutistas, tu verdad puede que no sea la verdad de los que te rodean.


Reconoce tus errores: al identificarlos y reconocerlos se hacen visibles para ti acciones concretas que te permitirán buscar soluciones que reencausen tu manera de conducirte y de afrontar las situaciones que causan malestar tanto a ti como a otros.


Identifica tus miedos: busca que es lo que está debajo de todo ese andamiaje de accionar errático, cuando eliminas todo aquello superficial te encontrarás precisamente con los miedos que temes enfrentar y superar.


Conéctate con tu humanidad: para ello solo basta con reconocernos vulnerables y entender que no somos ni perfectos ni perfectibles, somos humanos, lo que le funciona a uno puede que no le funcione a otro, somos diferentes y cada quien debe cultivar capacidad de aceptación.


Perdona: entendido desde la más pura y noble forma de arrepentirse de sus propios errores, perdonarse y pedir perdón de forma honesta y sincera es fundamental para enmendar nuestros errores.


Rectifica: asume el compromiso de emprender las acciones que derivaran en la mejora de la situación o comportamiento para lograr el tan añorado orden dentro de la actual confusión.


Ponte a trabajar: acometer las acciones son la clave para lograr abonar la confianza de los otros en nosotros y para nuestro propio aprendizaje.


¿Te atreverías a salir de la Confusión?

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

 

Que nada anule tus sueños

undefined
Tenemos solo 3 semanas del mes de enero de 2016 y personalmente me parece que ya hubiesen transcurrido 6 meses. La agitación del entorno puede resultar agobiante tanto emocional como intelectualmente, ceder a la tentación de dejarse arropar por los problemas llevaría al traste con todo lo que deseamos para nosotros, nuestras familias, nuestros empleos, negocios y cualquier otro ámbito en el cual tengamos algún tipo de ambición o meta. Por ello debemos concentrarnos y hacer foco en lo que deseamos obtener.

Para lograr una meta debemos hacer un plan. No planificar es planificar para el fracaso. A final de año la mayoría de las personas piensa en cuales van a ser sus metas para el siguiente año, habrá quienes las escriben, otros hacen una lista mental y otros no se preocupan por el tema. Independientemente de cual sea el grupo al que usted pertenece es un hecho que el nuevo año comenzó y usted tendrá que verse obligado o en el mejor de los casos, motivado a hacerle frente a todo lo que suceda o no, para poder seguir con su vida y proveerse todo lo que desea.

Con ello quiero decir que solo existen dos alternativas para hacernos cargo de nuestro presente y lograr lo que anhelamos para el futuro, la primera es hacer un plan y ejecutarlo, mientras que la otra es no hacer nada. No obstante mientras más exigente y cambiante es el entorno la opción de no hacer ningún plan resulta aún peor que hacer uno y fallar en la ejecución porque en la segunda opción tenemos la posibilidad de lograr un aprendizaje para corregir los errores mientras que en la primera no ocurre absolutamente nada. Para ello escriba las tres principales metas del año y planteé las acciones que ejecutará para lograrlas.

 

Hoy más que nunca debemos adaptarnos a los cambios y elegir ejecutar acciones concretas que nos acerquen más a nuestras metas, incluso si dichas acciones no estaban incluidas en el plan de acción original. Cómo no podemos ver el futuro hay acciones que en su oportunidad no hubiesen podido ser una opción porque sencillamente no estaban planteadas las condiciones para visualizarlas. Pero debemos tener la Flexibilidad y Apertura necesarias para adoptarlas en vez de mantenernos ceñidos al plan original. La vida nos reta cada día de nuestra vida, por eso ser Flexibles y tener Apertura son competencias claves para garantizar el logro de lo que hemos deseado.

La única forma de saber si nos estamos acercando a nuestras metas es a través de la medición. Cada objetivo debe tener asociado un indicador clave de desempeño. Lo que no se mide no se mejora, por ello la información y los datos son aliados necesarios. El ejercicio de medición resulta ser un poderoso elemento para la toma de decisiones estratégicas que nos acerquen a las metas.

Créame cuando le digo que no podemos adivinar el futuro, y ocuparse mucho de él termina por ser una absoluta pérdida de tiempo. La clave es ocuparnos del presente y ejecutar las acciones hoy que nos conducirán al logro de las metas. Hay una pregunta que debemos hacernos siempre que pensamos en nuestros sueños: ¿Qué he hecho este mes para alcanzar mi sueño?. Si su respuesta es un ensordecedor silencio es momento que deje de soñar y se ponga a trabajar. Prácticamente ningún logro en la vida llega por casualidad, casi todos se deben a la causalidad, nada sustituye a la acción.

Todos necesitamos el combustible que le dé energía a nuestra existencia para que podamos hacer posible lo que antes creíamos imposible, encontrar la fuente de esa energía es vital para alcanzar nuestras metas. A todos nos motivan cosas diferentes por ello la motivación no proviene de fuerzas exógenas por el contrario yacen dentro de cada uno de nosotros como una fuente de poder a la que debemos conectarnos diariamente para recargar nuestras baterías y hacer lo necesario para conquistar lo que deseamos aún en los momentos más difíciles de nuestras vidas. Y tú, ¿Ya has encontrado que es lo que te motiva?. Espero que puedas conectarte con tu energía motivadora para que logres lo que deseas en éste nuevo año.

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

 

Claves para superar la Indiferencia Personal

undefined

¿Sufres de Indiferencia Personal?

¿Eres de los que se preocupan por lo que pasa en su mundo exterior pero no te haces cargo de lo que te pasa a ti?

Puedes ver en tu entorno familiar o laboral personas que están preocupadas por lo que sucede en la casa del vecino, en otra oficina, en el país o al otro lado del mundo. Y comentan ¿Viste lo que le pasó a Mengano?, ¿Qué te parece el cambio en el Dpto. de Mercadeo?, ¿Cómo pueden suceder cosas así en Hembriskistan?

Quizá hayas recibido en tus redes sociales mensajes, fotografías o enlaces de amigos que están preocupados por los perros abandonados en México o en algún lugar de España, y escriben “esto no puede estar pasando!”, quizá hay gente preocupada por la corrupción del gobierno de turno en su país y se indignan y comparten vínculos y comentan “¿hasta cuándo sucederá esto?”, ¿Por qué nadie hace nada?.

Hay otras personas que le atribuyen la responsabilidad de todo lo que sucede o les pasa a Dios, al Universo o a cualquier otra creencia. 

Antes de generar urticaria me permito aclarar que soy fiel creyente de Dios, pero también creo que él no es el responsable de todo lo que sucede en el planeta y mucho menos de lo que nos sucede a cada uno de nosotros. Por el contrario creo que eso del libre albedrío es la cláusula de salida que Dios creó para que cada quién se hiciera responsable de sus propios actos. Así que frases como “Dios Proveerá”, “Si Dios quiere”, “Con el favor de Dios”, no son más que actos que pretenden tener a Dios como chivo expiatorio de nuestra incapacidad para lograr lo que deseamos en la vida.


En segundo lugar creo fielmente que es necesario ocuparnos de temas más allá de nosotros que inevitablemente nos impactan, pero de seguro no lo haremos quejándonos siempre al respecto. Lo cual hace que perdamos el foco de lo verdaderamente importante: nosotros mismos.


Al no hacernos cargo de nosotros mismos estamos sufriendo de Indiferencia personal que es precisamente lo que está acabando con muchas sociedades, porque somos capaces de ver, criticar y preocuparnos por lo que sucede fuera de nosotros pero al mismo tiempo somos incompetentes para hacernos cargo de lo que no nos gusta de nosotros mismos, de tomar en nuestras manos las riendas de nuestras vidas, de dejar de vivir por alguien más para comenzar a vivir bajo nuestros propios lineamientos, de abandonar el temor a tomar decisiones trascendentales sin más ayuda que nuestra propia intuición. Es decir comenzar a ser los dueños de nuestras vidas y no el mensajero de nuestra existencia.


Si algo de lo que has leído hasta ahora te hizo clic entonces te regalo algunas claves para que comiences a curarte de la Indiferencia Personal:

  • Suelta los miedos: hazte el dueño de tu vida, abandona todos los miedos derivados de aceptar la responsabilidad y las consecuencias por tus actos, todos ellos te traerán aprendizaje y desarrollo.
    Ve tras tus sueños: No importa cuán difícil te parezca todos los sueños son alcanzables si tienes el talento, la preparación, la dedicación y la perseverancia para ir tras ellos, la palabra clave es: acción.
  • Sigue tu intuición: Es maravilloso cuando le hacemos caso a esa voz que nos dice por donde debemos ir y resulta que nos va bien, la sensación de logro es magnífica.
  • No temas equivocarte: Cuando tomamos decisiones y emprendemos acciones persiguiendo nuestros sueños es probable que en el camino nos tropecemos y nos equivoquemos, esto puede hacernos empezar nuevamente o tomar otro camino pero eso no debe hacerte desmayar, aprende lo que requieres y continúa.
  • No busques culpables: hazte responsable de tus decisiones y acciones, asume las consecuencias con gallardía porque haciendo eso es que podrás sentir que tienes el poder para cambiar tu vida.
  • Sé el dueño de tu vida: Deja de poner a Dios, al Universo, a las condiciones económicas o cualquier excusa para no hacer lo que deseas. Si las condiciones para alcanzar tu sueño no están dadas entonces créalas. Es importante que recuerdes que el Fin no justifica los Medios así que respeta a los demás y no atropelles ni dañes a nadie por alcanzar tu sueño.
  • Ayuda a tu prójimo: Si te preocupan las causas mundiales como el maltrato animal u otras, busca ayudar desde donde estás, haciendo lo que puedes, contribuyendo de alguna forma en tu entorno.

 

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

 

 

 

Conversar te puede cambiar la vida

undefined

Seria interesante intentar hacer un estudio que cuantifique cuánto sufrimos los seres humanos por no conversar de forma valiente y humilde los temas que nos aquejan, perturban e inquietan.


En ocasiones nos debatimos entre la cobardía generada por los escenarios apocalípticos que solo yacen en nuestra mente y la ausencia de humildad que nos lleva a decirnos que no vale la pena sostener la conversación.


Nosotros mismos terminamos por convertirnos en la principal causa de nuestra propia falta de bienestar y plenitud personal.
¿Cuántos matrimonios, familias, equipos, relaciones, vidas y países rotos?, ¿Cuánta infelicidad individual y compartida?, ¿Cuánto desperdicio de energía? y ¿Cuántas lagrimas derramadas en silencio?.

Conversar es un arte antiguo y genuinamente placentero que es capaz de fijar momentos en nuestra existencia por tiempo indefinido. ¿Quién no ha sostenido en su vida una conversación que luego de mucho tiempo aun recuerda?, me gustaría pensar que todos recordamos al menos una.

¿Con quién fue?, ¿Cuál fue el tema?, ¿Qué cosas se dijeron? y ¿Qué hiciste?, luego de la conversación.

Yo recuerdo con mucho afecto una platica que sostuve con mi difunta abuela materna hace ya casi 30 años, vista en retrospectiva y con la amplitud que otorga el aprendizaje posterior y el tiempo transcurrido. Creo que fue una conversación que tuvo tanto impacto en mi que me cambió la vida.

Yo era un adolescente que vivía quejándose de las carencias económicas de aquella época y mi abuela al ver que era una conducta reiterativa, repetitiva y aburrida de mi parte me llamó a su cuarto y me invitó a sentarme junto a ella. Con una gran ternura pero al mismo tiempo con el temple que le proporcionaban sus años y su experiencia comenzó a contarme la apasionante historia de como salió de El Pilar buscando una mejor vida para ella y sus nueve hijos. Era un relato de penurias que eran aminoradas por la Esperanza. Nunca olvidaré cuando me dijo: “mijo, uno no puede esperar que otro mastique para uno tragar”, jajaja. Que manera más especial para decirme que dejara la quejadera, que con ello no iba a lograr nada, si yo quería algo en la vida tenía que ponerme a trabajar por ello.

Ella creía ciegamente que uno llega a éste mundo sin merecerse nada, quizá es un pensamiento un poco excesivo pero yo lo tomé y dejé de creer que todo lo que deseaba o necesitaba me lo “merecía” y por el contrario lo cambié por “me lo tengo que ganar”, “lo tengo que trabajar”.

Sin duda esa conversación me ayudó en ese momento y aún hoy me sigue ayudando porque la tentación de creernos que nos merecemos todo porque sí es más frecuente de lo que uno se imagina, ella me ha hecho estar consciente cada día que pasa que mi destino solo me lo puedo forjar a través del empuje que le imprima a cada una de las actividades que realizo y de hasta donde deseo llegar.

Por eso cuando me encuentro con alguna persona que me comenta que sus jefes, sus parejas, su país, la vida o hasta el mismísimo Dios o el universo no les ha dado lo que creen que se merecen la pregunta que les hago es ¿Y que ha hecho usted para procurarse eso que tanto desea?.

Por lo general la respuesta es: nada o muy poco.

Es una postura muy cómoda hacerse la victima y creer que uno se merece todo a sabiendas de que no hemos hecho absolutamente nada para ganarnos eso.

Y tú ¿Crees que te lo mereces todo?.

 

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

 

Pagina de inicio