Blog

La amígdala venezolana en pleno apogeo

 undefined

La multitud enardecida no puede ser controlada por nadie!!!!!, la rabia enceguece y la rabia colectiva es impredecible. De allí los linchamientos. Esto, ¿Es Justo o Injusto? Cada quién tendrá su juicio al respecto, lo que no cabe duda es que esta situación sobrepasó al Gobierno, a la Oposición y al País todo.

Hoy en Venezuela está a cargo el cerebro reptil de nuestra sociedad, el cerebro que actúa por instinto, el que quiere sobrevivir o morir en el intento. Si algo quedará para la historia, es que esta horda de criminales revolucionarios que hoy ostentan el poder político, económico y militar del país han logrado lo que nadie más, sacar el reptil que todos llevamos dentro, echar mano de la herencia de nuestros ancestros Australopithecus. Las células tienen memoria y que manera que tienen para recordarnos que somos seres emocionales que a veces pensamos y no al revés.

Cuando pase esta emotiva, sangrienta y tormentosa histeria reivindicatoria llamada Revolución Bolivariana nos quedará pasar juntos la resaca, haciendo el parte de las pérdidas humanas irreparables, de las pérdidas económicas innecesarias y sobre todo del incalculable tiempo valioso que perdimos por seguir los sueños de poder de un salvador trasnochado, pero sobretodo, por seguir nuestras más profundas ganas de vengarnos de lo que para 1998, eran los causantes de nuestras desgracias cotidianas, según la mayoría del pueblo. Siempre escondiéndonos detrás de la excusa de echarle la culpa a los demás de nuestras propias desgracias.

Ojalá podamos recoger algún espejo roto, camino a casa, para poder ver allí, en la quietud del hogar y en compañía de la apacible soledad, quién es el único responsable de ésta desgraciada y humillante tragedia. Tu y yo. Todos y cada uno de nosotros.

Muchos insistirán en negar su responsabilidad y a éstos les seguirá costando hacerse cargo de su propia existencia y permanecerán demandando un estado que los cuide y los mantenga eternamente porque quieren continuar viviendo como el bebé en las entrañas de la madre que está inevitablemente unido por el cordón umbilical que le provee todo lo que necesita para sobrevivir.

Otros no se darán por enterados, probablemente declarando que sufrían de demencia temporal, porque como la Amígdala tomo el control de sus acciones no recuerdan lo que hicieron y optarán por hacerse los tontos y desentendidos, típico de muchos paisanos que tú y yo conocemos, y que pueblan de Este a Oeste y de Norte a Sur nuestra geografía nacional.

Otro grupo, muy pequeño éste, solo algunos, en alguna lujosa mansión de esas que hoy son dueños dirán, c... pana como que se nos pasó la mano, y a lo sumo, mientras campanean un whisky, intentarán hacer un mea culpa. Porque yo sí creo que hay algunos personajes cívico-militares chavomaduristas que, en el fondo de su corazón, todavía les queda algún ápice de auto crítica (aunque sean solo algunos).

Otros pocos dirán, mejor tomemos el dinero que nos robamos y larguémonos de aquí, la cosa se puso fea.

Algunos intentarán sacar provecho de ésta situación y tendrán éxito, siempre y cuando, tu y yo, se lo permitamos.

Me gusta creer que la mayoría de los defensores de éste sistema despertarán del letargo, del sueño de burundanga en el que han estado sumergidos para darse cuenta que fueron estafados y engañados en su buena fe. Aunque yo siempre me he preguntado, ¿es un tema de buena fe o de miedo a hacerse cargo de lo que nos toca vivir a cada uno?, no lo sé, cada quién deberá responder ésta pregunta ante el espejo y ante el país. Porqué hoy cuando no conseguimos pan para llevar a la mesa el estomago del niño no va a dejar de crujir cuando le digo que la culpa la tiene la vaca!!!

Otros tantos decidirán agarrar el espejo colgarlo en la pared del cuarto, verse allí diariamente y preguntarse: ¿Qué puedo hacer yo para que a mi y a mi familia no le falte nada?, ¿Qué debo cambiar en mi vida para convertirme en un mejor ser humano desde hoy y hasta el día que muera?, ¿Cómo debo actuar para ser un ejemplo para mis hijos, mi familia y las personas con quienes estoy en contacto?, ¿Qué debo empezar a hacer para construir prosperidad para mi familia y para mí?.

Le pido a Dios que, en el grupo anterior, entremos al menos la mayoría de los Venezolanos, sin distingo de credo, posición política, ni condición social, no sólo por el bien del país, sino por el bien de nuestros hijos y nietos.

Las personas no maduramos con la edad, tampoco con la experiencia, ni mucho menos con los problemas que se nos presentan. Las personas maduramos el día en el que tomamos la decisión consciente de cortar el cordón umbilical que nos une a las excusas que nos inventamos para no hacernos cargo de nosotros y de nuestra propia existencia. Porque esa es, en resumen, la única responsabilidad que tenemos en la vida. Nacer pobre es circunstancial y no es nuestra responsabilidad, porque nosotros no pedimos a nuestros padres que nos trajeran al mundo pero Morir pobre, esa es otra historia, esa sí es una decisión de vida, una decisión muy personal y de eso querido compatriota no le podemos echar la culpa a nadie.

Nos llegó la hora de madurar, de crecer, de hacernos cargo de nuestra propia vida y la de los nuestros sin atropellar a otros. Ya se acabó el tiempo del pensamiento mágico colectivo de que va a venir un Estafador de nuevo cuño a regalarnos todo para que vivamos la vida que siempre hemos querido vivir.

Hacerse cargo de su vida es únicamente responsabilidad suya, no la siga dejando en las manos de alguien diferente. 

Estimado compatriota, ¿Tu qué piensas hacer?

Un fuerte abrazo,
Luis E. Dávila J.
Coach Ontológico Profesional

 

¿Le temes a tus emociones? Abraza tu emocionalidad

undefined

Emocionarse nos proporciona energía porque la emoción es impulso. Las emociones son moléculas de combustible que nos impulsan a hacer todo lo que deseamos. Si bien es cierto que la racionalidad nos permite valorar lo que puede ser beneficioso o no para nosotros, la intuición a través de la emocionalidad nos muestra que hay cosas que definitivamente deben ser sentidas, no pensadas. Incluso, intentar pensar en ellas termina siendo absurdo, aburrido, soso, un malgasto de energía y una significativa pérdida de tiempo.

Imagine una persona que pretenda racionalizar el amor por su pareja, hijos, o por sus padres, eso no se piensa, solo puede sentirse o no sentirse. Otro ejercicio puede ser intentar racionalizar la explosión de energía que brota en el instante de un orgasmo. No podría haber nada más pernicioso y absurdo que eso.

Todos nuestros sentidos son afectados por los caudales de energía que producen las emociones; volvernos emoción en tanto que nos transformamos con ellas y en ellas, hacen de nosotros personas distintas cada día, usted decidirá a cuál de las emociones le dejará el timón de su vida.

Creo fielmente que no hay emociones buenas o malas, todas son maravillosas y nos permiten crear recuerdos y generar aprendizajes que contribuyen con nuestra obra más importante: nuestro propio ser, nuestra propia vida.

Si usted solo quiere dedicarse a pensar, utilice su raciocinio para sacar cuentas, hacer planes estratégicos y todos los usos que tiene, pero cuando se trata de sentir usted solo debe seguir a su corazón y abrirse al torrente de energía que emana de su propia alma.

En mi propia y humana experiencia puedo identificar al menos siete reflexiones personales que te permitirán conectarte con tu emocionalidad, sentirla y dejarte mover por ella:

Identifica la emoción que rige: Cuando estés en una situación de estrés o problemática, cierra los ojos, respira profundo, pon tu mente en silencio y siente cuál es la emoción que está gobernando tu cuerpo en ese instante, qué la detonó y qué hace que se mantenga presente.

Abrázala: Implica conectarse plenamente con la emoción, sentir su fuerza, su expresión y lo que desea decirte.

Déjalas fluir: Siente lo que ellas mágicamente desean expresar a través de tu cuerpo.

Gestiónalas, no las reprimas: Al realizar lo anterior con frecuencia, comenzarás a coexistir pacíficamente con tus emociones, aprenderás de ellas al tiempo que fluyen con rapidez y abren paso a nuevas realidades y posibilidades.

Tiempo: Reconoce lo que no puedes cambiar y acéptalo, todo lo que rechaces solo te traerá estancamiento, dolor y una pérdida de tiempo y energía mayor.

No le temas a las emociones: No hay emociones negativas, todas ellas juegan un rol determinante en nuestras vidas. El miedo nos mantiene alerta, la furia nos hace rechazar lo que no deseamos, la alegría eleva nuestros niveles de disfrute, la tristeza nos permite reconocernos como vulnerables. Las emociones solo se vuelven dañinas cuando le damos permiso a la razón para hacer juicios negativos de ellas.

Déjate mover: Poco a poco confía en ellas y en última instancia deja que te guíen.

Por último, te digo que en términos de emociones lo mejor es mantenerse como un aprendiz, nunca te consideres un experto.

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

Te Invito a Reflexionar

undefined

¿Miras a tu alrededor, piensas que todo es un caos y sientes que ya no hay nada que puedas hacer?
Te invito a reflexionar

¿Sientes que se te vinieron las colas encima?, ¿Tienes el pecho apretado y sientes que la economía, la política, la inseguridad y tantas otras cosas te abruman?.

Ser venezolano, vivir en Venezuela y no tener algo que decir acerca de lo que vemos y vivimos a diario en nuestras calles, es difícil.

Hace poco caminaba por un centro comercial abarrotado de personas cuando se fue la luz, mi reacción fue apretar la mano de mi hijo y mi esposa, nos acercamos y acordamos mantenernos agarrados hasta que volviera la luz, al ajustarse mis ojos a la penumbra pude observar familias enteras caminando y conversando como si nada! Eso me impacto! Fue como ver una película de Zombies.

Ontológicamente hablando una cosa es fluir con los quiebres y el entorno pero otra muy diferente es aceptar aquello que sabemos que no es correcto, porque hacerlo es adentrarse en el estado de ánimo de la resignación.

También he visto las colas en los supermercados, las peleas y la frustración generalizada donde compatriotas con alto nivel de desesperación y rabia descargan su resentimiento contra otros que circunstancialmente están en su misma posición. En esta columna hemos escrito acerca de la resignación y el resentimiento, sus implicaciones y cómo salir de ellas para habitar estados de ánimo positivos cómo la Paz y la Ambición.

Personalmente creo que la situación actual nos está haciendo sacar lo peor de nosotros y es justo por ello que hoy los invito a reflexionar, si a reflexionar para sacar entre todos lo mejor de cada uno de nosotros, uniéndonos en contra de las banderas derrotistas disfrazadas de realismo que nos hacen sentir que nada de lo que digamos o hagamos podrá mejorar éste presente, reflexionemos para abrir nuestras mentes y corazones para aprender aquello que nos hace falta, para aceptar al otro que hoy juzgamos tan distinto y distante de nosotros, para reconocernos como hijos de la misma patria y hermanos hechos del mismo barro, de la misma historia y con el mismo futuro.

Reflexionemos para convertirnos en seres de acción que seamos capaces de liderar con el ejemplo, para que cada uno de nosotros pueda avivar la llama que habita en nuestros corazones permitiéndonos ver aquello que nos apasiona, para que de una vez y por todas nos empeñemos en seguir nuestros sueños sin pisotear a nadie, para descubrir nuestro propósito personal, familiar y social porque cuando el sueño es acordado y compartido todos vamos a remar hacia el mismo lado, para convertirnos en seres de amor que respetemos la vida por encima de todo y así depongamos las armas, quizá con esto podamos pasar de la resignación a la ambición.

Pero no me quedo aquí porque ambiciono mas, reflexionemos para buscar en lo más profundo de nuestro ser la herida que nos duele y nos hace odiar a todo y todos porque solo llegando a ella podremos perdonar y avanzar, reflexionemos para que allí en la intimidad de nuestro sueño cómplice podamos llorar nuestras penas y encontrar el alivio que tanto necesitamos para que al amanecer y salir de nuestra casa veamos a la gente a los ojos sin miedo, sin rencor, sin desconfianza, desde nuestra paz interior, reflexionemos para que cuando veamos al cielo infinito todos estemos seguros que vivimos en el mejor país del mundo, lleno de oportunidades, con la gente más maravillosa y consigamos la tan ansiada felicidad a la que solo tendremos acceso cuando comprendamos que es una decisión personal cuya llave maestra es nuestra Paz interior y no puede haber paz regocijándonos en toda esta película absurda que rodamos hoy. Reflexionemos para dejar a un lado nuestros egos que nos hacen decir yo te lo dije o aquí no está pasando nada.

Amigo lector quieres participar en ésta reflexión?

1.- Busca dentro de ti con qué deseas colaborar, sé un ejemplo y asume el compromiso de reflexionar para que te conviertas en un mejor ser humano, hijo, padre, ciudadano, venezolano.

2.- Haz una lista de todas las cosas maravillosas que tiene ese familiar con quién tienes diferencias, invítale un café y cuéntale lo que hiciste. Te sorprenderás.

3.- Reúnete con tu grupo de trabajo, coordinen acciones y asuman el compromiso de liderar con su ejemplo a construir un mejor presente.

Te animas?

LED

Coach Ontológico Profesional

LED Formación y Coaching

Fundador - Director

@LEDforCoaching

LED@ledformacionycoaching.com.ve

El camino del Resentimiento a la Paz

 

undefined

 

Según F. Nietzsche (1844-1900) el Resentimiento es la moral del esclavo, pues como estado de ánimo nos hace prisioneros de los otros o del mundo a través de nuestra conversación interna.


Es uno de los estados emocionales más perjudiciales. Todos somos vulnerables de sostenerlo y maravillosamente también todos podemos tener las herramientas para soltarlo.

El primer paso es reconocer el Resentimiento, por ejemplo los defectos físicos, la condición social o el desamor, por nombrar algunos, pueden ser una fuente de resentimiento. Todo depende de que aceptemos o no lo sucedido como una experiencia positiva. Una persona que nace sin brazos puede optar por: (1) decidir sostener conversaciones internas de víctima, porque a mí? Haciendo de su condición una fuente de constante sufrimiento, o (2) decidir aceptar-se reconectándose con lo esencial, soy un ser especial!, haciendo de su condición una fuente de inspiración y una fortaleza.

Ahora bien ¿Qué nos hace interpretar "la realidad" de una forma u otra?, son los juicios que sostenemos con respecto a eso. Nuestra relación con la Facticidad (pasado) y la Posibilidad (futuro), nos permitimos condicionarnos a determinadas acciones, cuando no acepto mi pasado vivo en constante sufrimiento y cuando lo acepto trasciendo "eso doloroso" y lo transformo en oportunidades.

Por ejemplo: el marido que es abandonado por su mujer y al no aceptarlo sufre un eterno despecho y al aceptarlo entiende que ahora tiene una nueva oportunidad para compartir la felicidad con otra persona.

El Filósofo Griego Epicteto de Hierápolis (55-135) dijo: “No es lo que ha sucedido lo que molesta a un hombre, dado que lo mismo puede no molestar a otro. Es su propio Juicio sobre lo sucedido”

Entonces es nuestra interpretación de lo sucedido la clave para generarnos estados de felicidad o sufrimiento.

El Resentimiento tiene:

(1) Situación dolorosa: "Juzgo pasó algo que me hizo daño".

(2) Insatisfacción: "Juzgo que es injusto e incorrecto".

(3) Culpables: "Juzgo que alguien es responsable".

(4) Revancha: "Juzgo que alguien tiene que pagar por ello".

Usted identifica alguno de estos elementos en una situación particular de su vida?, de ser así eso es un Resentimiento. La buena noticia es que tenemos las herramientas para transitar el maravilloso camino a la Paz.

Trascendiendo el Resentimiento:

1) Revise los fundamentos del juicio de resentimiento. Cuestiónese, ¿Para que le sirven esos juicios?

2) Pase de la queja o la recriminación al reclamo. Converse lo sucedido y muestre su molestia.

3) Perdón. Entienda que el Perdonar no implica olvidar. El perdón es una decisión personal y no requiere de condicionamientos. El perdón a medias no es perdón.

4) Fin de la relación. Hay situaciones donde el Perdón no es suficiente y la única forma de salvar nuestra dignidad es terminando la relación.

5) Comunicación Efectiva: establezca un entorno donde los pedidos, ofertas y promesas se establezcan con claridad y el reclamo bilateral esté permitido y la libre expresión de ideas y conceptos sea bien recibida.

Nota sobre El Perdón:

1.- perdonar no implica olvidar. Implica que usted va a dejar de sostener esa misma conversación interna y va a soltar todo lo que ella trae consigo.

2.- Cuando no somos capaces de reclamar nos apresuramos a "perdonar" por miedo a perder la relación o a las consecuencias de ejercer el reclamo y optamos por quedarnos con nuestro malestar interno, lo conocemos como Pseudo-Perdón. Esto solo alimentara su resentimiento y lo seguirá consumiendo.

3.- El perdón no acepta condicionamientos, por ejemplo cuando decimos "Te perdono cuando te arrepientas!!!". El arrepentimiento del otro nos vuelve prisioneros de nuestro resentimiento y lo alimenta.

4.- Perdonar es una decisión individual de libertad. No necesitamos del otro para sentirnos mejor, perdonamos porque deseamos acabar con la terrible sensación de ahogo y de rabia que me genero lo sucedido, perdonamos para seguir adelante y pasar la página, por eso no requerimos del arrepentimiento del otro. Es un acto que hacemos desde la libertad y no desde la poderosa arrogancia.

5.- Al perdonar lo hacemos desde el corazón no desde la mente. Por ello es una decisión del Alma, no del Ego. El perdonar libera y nos proporciona Paz Interior, corporalmente sentimos que soltamos un gran peso.

LED
Coach Ontológico Profesional
LED Formación y Coaching
Fundador - Director

LED@ledformacionycoaching.com.ve

 

Pagina de inicio